Utilizamos una metodología propia basada principalmente en el método Montessori, la educación a través de la música y los métodos educativos más modernos para lograr desarrollar el mejor potencial de nuestros alumnos sin estresarlos. Ofrecemos un servicio de calidad altamente profesional y personalizado, en el que cada alumno, siguiendo su propio ritmo de aprendizaje, tiene constantemente retos que se transforman en logros permitiéndole desarrollar lo mejor de sí mismo con una sana autoestima.
Piccolo Giardino está incorporado a la Secretaría de Educación Pública desde el día 4 de agosto de 2005 con el Acuerdo Número 09050122, siendo uno de los primeros preescolares incorporados de la zona y también de los primeros que siendo Montessori, han sido incorporados a la SEP en todo el país.

Montessori
En el área Montessori tenemos ambientes adecuados al desarrollo del niño, siguiendo fielmente la filosofía y la dinámica del sistema. Contamos con el material completo para cada etapa y nuestras guías son licenciadas en Educación Preescolar y cuentan con título expedido por la Asociación Montessori Internacional.
Los ambientes Montessori son pequeñas comunidades que emulan la vida real y cotidiana en los que se integran niños y niñas de diferentes edades y necesidades, por lo que el orden y la armonía son fundamentales para la libre elección. Se manejan límites claros y consecuencias lógicas que permiten desarrollar en el niño una libertad responsable.
A los salones se les llama “ambientes preparados” porque todo lo que está al alcance de los niños se encuentra a su disposición; el mobiliario está en proporción con su talla y la gran variedad de materiales especializados con los que trabajan, tiene un propósito inteligente destinado a responder a las diferentes necesidades dentro de su desarrollo.
Los materiales se agrupan por áreas: vida práctica, lenguaje, sensorial, matemáticas, etc., y los niños pueden elegir con qué desean trabajar, así como el tiempo de repetición. Dentro de la secuencia de materiales, se va de lo concreto a lo abstracto, y de lo simple a lo complejo.
A las maestras se les llama guías, porque son facilitadoras del material y porque a través de la observación detectan las diferentes necesidades en cada integrante del grupo, respetando las habilidades y ritmo de trabajo de cada niño.
Existe un record de presentaciones donde se lleva el control del material que va trabajando cada niño. Con base en este control, la guía va planificando el material que presentará a cada uno de sus alumnos cada semana, de manera que el alumno cubra todas las áreas de aprendizaje y su desarrollo sea óptimo.
Las presentaciones que da la guía pueden ser individuales, en pequeños equipos o grupales. En ellas la guía enseña desde cómo se utilizan los materiales hasta el vocabulario relacionado con ellos, temas de interés general, canciones, cuentos, etc.
Existen cinco áreas básicas en cada ambiente Montessori:

1-Vida práctica
Son ejercicios de la vida diaria como barrer, sacudir, lavar, cocinar, etc. Su propósito está en brindar la oportunidad de movimiento, orden, independencia y concentración del niño así como a permitir el desarrollo de las habilidades necesarias para la lecto-escritura de manera atractiva.
Estos ejercicios ayudan al desarrollo de la coordinación viso-motriz, al cuidado de la persona, al cuidado del ambiente, a las relaciones sociales y al control de movimientos.

2-Sensorial
El niño a través de los sentidos va a formar su inteligencia con imágenes y sensaciones del exterior. Los sentidos se agudizan dando una mayor apreciación del arte y de la naturaleza. Los materiales sensoriales dan la oportunidad al niño de explorar su ambiente.
Son muy exactos y precisos. Aíslan la cualidad de cada cosa, ya sea de tamaño, color o forma. Para trabajarlos se pueden parear, graduar, clasificar y dar nombre a las cualidades (comparativos y superlativos), juegos de memoria, etc.

3-Matemáticas
El niño adquiere una mente lógico-matemática a través del aprendizaje en conceptos de números, relaciona el símbolo con la cantidad, introducción al cero, conteo lineal, introducción al sistema decimal y operaciones básicas como suma, resta, multiplicación y división. Todo esto es posible gracias a los ejercicios preliminares en otras áreas. La oportunidad de consolidar las matemáticas por aprenderlas primero de manera concreta para después pasar a lo abstracto es propio de Montessori.

4-Lenguaje
A través de cuentos, imágenes e historias, el niño va enriqueciendo su vocabulario, y adquiriendo el lenguaje que le servirá como herramienta para comunicarse y expresar sentimientos. Posteriormente iniciará  en forma natural el proceso de lectoescritura.

5-Áreas culturales
El niño ama conoce y respeta la naturaleza a través de diferentes experimentos y ejercicios proporcionados por la guía y logra un acercamiento a su cultura. Manejamos temas mensuales dando la oportunidad a cada niño de traer de su casa algún objeto o material relacionado con el tema para compartirlo con su grupo y exponer ante él lo que ha aprendido.